Descripción

 

Como material básico, el aluminio posee una gran flexibilidad y es muy resistente. Debido a estas propiedades, el aluminio se introduce en la elaboración de etiquetas para todos los sectores industriales. Con la anodización, el material consigue además una superficie impermeable y resistente a los arañazos.

La rotulación se produce con láser o con un grabado ahondado.